» » » Hacia una autonomía de movilidad

Hacia una autonomía de movilidad

La mayoría de familias tenemos secuestrados a nuestros niños y adolescentes. Con la excusa de su seguridad, pasamos a la dictadura del vehículo privado; entendiendo que dentro de la caja metálica motorizada, su seguridad se multiplica de manera factorial.Pero como todos sabemos, a más vehículos circulado alrededor de los centros escolares en las horas de entrada y de salida en el horario lectivo, más aumenta el peligro de accidentes.Imaginar la cara de las familias cuando propusimos hacer este itinerario desde el domicilio al centro escolar con bicicleta! Un poema!

 

Pero está claro, si hacemos que esta juventud coja la costumbre de no caminar, de no poder articular el descubrimiento del entorno urbano más cercano a su domicilio y de centro escolar, la única cosa que conseguimos es reducir su autonomía hacia el futuro. Como hacerlo para no imaginarnos esta sensación de peligro en los itinerarios de aproximación?

Sólo tenemos una manera, y esta pasa por los siguientes pasos:

  • Potenciar el descubrimiento del entorno escolar urbano, des del mismo centro escolar, con el apoyo de las familias.
  • Formación, como cualquier materia más del currículum escolar, para actuar como peatón, pero también como ciclista.
  • Esta formación tiene que englobar diferentes ámbitos de conocimiento: la normativa general (DGT), autonómica o local, la señalización vial básica, la diversas tipologías de vías bici y carriles bici, el mantenimiento básico de la bicicleta, y sobretodo cuál es la actitud más adecuada como ciclista.
  • Como en todo campo de conocimiento, no sólo hace falta ampliar la base de conocimiento teórico sino que en nuestro caso, hace falta incluir suficientes horas de práctica real que es la base de cualquier adquisición de protocolos para analizar el tipo de vía, comportamiento seguro, y sobretodo mantener una actitud cívica hacia uno mismo y la resta de actores del espacio público.

Este curso escolar, con empujón y apoyo de AMB, y también del mismo Ayuntamiento de Sant Cugat, se ha conseguido realizar una prueba piloto, con 4 grupos de clase, en dos centros educativos de la ciudad mencionada, buscando varios objetivos. En primer lugar, era imprescindible hacer unas sesiones para enmarcar el contenido teórico y de conceptos al alumnado. Partiendo del método de 1BICI+ de formación en ciclismo urbano, el equipo de instructores e instructoras de Biciclot llevó a cabo dos sesiones teórico-prácticas  por cada grupo-clase en el centro escolar y su entorno.

La primera sesión, aparte de introducir los conceptos mencionados anteriormente se trabaja de manera práctica el control básico de la bicicleta, como señalizar las maniobras a realizar, y como circular de manera individual o en grupo.

La segunda sesión se utiliza para poner en práctica los conocimientos trabajados en el primer día para circular por el entorno urbano. Esta sesión permite a los alumnos de probar la trama urbana, aprender a circular por la calzada o carril bici según convenga, y descubrir la ciudad a golpe de pedal.

Y como colofón se ha diseñado, junto con toda la comunidad educativa implicada, una serie de puntos de encuentro que han permitido dibujar un itinerario de recogida de todos estos alumnos de camino al centro escolar. Un itinerario aproximado de 6 kilómetros que les permite de practica la llegada a la escuela en grupo, usando un medio de transporte individual, sano, rápido y muy divertido.

Este itinerario ha estado tutorizado por dos instructores del equipo, tanto po un factor de control, como un factor de revisión de concepto y prácticas.

Todavía hay familias que nos preguntan cómo hemos podido cuadrar horarios de este acompañamiento. La respuesta es muy fácil: motivación por parte de los alumnos y alumnas , puntualidad de las familias y alumnado para llegar hasta los puntos de recogida…, pero sobretodo la preparación previa del alumnado que ha permitido que los incidentes durante la actividad hayan estado inexistentes o mínimos. Y evidentemente, muy animado por la experiencia, el alumnado nos ha interrogado repetidamente cuando haremos el próximo acompañamiento hasta el centro escolar.

El impacto de este programa es evidentemente, tan a nivel cuantitativo como cualitativo.

El equipo está convencido que un numeroso grupo de escolares harán este itinerario en bicicleta, si tienen la autorización de las familias en los próximos años.

Bueno, ahora sólo hace falta animarlos y darles confianza, ya que la “faena” ya está hecha.

Nosotros estamos preparados, y vosotros?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *